lunes, 14 de agosto de 2017

La dama de las camelias

Título original: La Dame aux Camélias
Autor: Alexandre Dumas (hijo)
Editorial: Penguin Clásicos - PRH
Encuadernación: Tapa blanda sin solapas
Puntuación: 5/5 estrellas



La lectura de este libro fue posible gracias a la colaboración de Editorial Penguin Random House.



Sinopsis:



La obra cuenta la imposible historia de amor entre Armand Duval, un apuesto joven de alta alcurnia, y Marguerite Gautier, una bella y angelical cortesana. Juntos tratan de desafiar las rígidas convenciones sociales de su tiempo, entre el esplendor y la hipocresía del París de 1840.





Reseña:


Hace un tiempo me recomendaron leer La dama de las camelias, porque su historia era hermosa y me haría llorar... Bueno, no me hizo llorar, pero no puedo negar que la historia sí es hermosa. Más allá de comentar de qué va el libro propiamente tal, citando a sus personajes, quiero dar a conocer mi parecer respecto a la historia, lo que me hizo sentir, lo que me dejó. Prefiero desarrollar mi reseña de esta forma, pues este libro es un clásico, y más allá de contarlo, creo que ustedes deben leerlo.


No siempre leo clásicos, pero últimamente he querido ampliar mis lecturas dentro de ellos, y con esa meta comencé a leer éste libro. La verdad es que encontré mucho más de lo que esperaba, pues aunque por momentos se puede ver la superficialidad de algunos personajes, o la desesperación inminente de nuestro personaje principal, por un amor no correspondido, si nos hemos enamorado, o hemos hecho cosas "por amor" creo que lo entenderemos perfectamente. 


La dama de las camelias es una historia de amor, pero no un amor rosa lleno de corazones, flores y arcoiris; habla de esos amores que duelen, que a medida que se arraigan en uno, hacen que hagamos las más grandes locuras, cosas irracionales que para quien ama son lo más normal que se puede hacer. Y frente a eso, también nos muestra otro lado del amor, cuando éste significa sacrificio, cuando uno ama tanto que sacrifica su propia felicidad por la del otro, porque sabe que en el fondo es lo mejor, cuando dejamos de lado el egoísmo y logramos amar sin besos, sin abrazos, sin te amos, sino con otro tipo de acciones, pues aveces la distancia también es una muestra de amor.


Como bien les dije, no lloré con éste libro, pero me dejó una sensación de nostalgia que no puedo describir completamente. Comprendí cada una de las acciones que se llevaron a cabo en la historia por parte de nuestros personajes, pero al mismo tiempo quedé con la sensación de que las cosas que pasaron no fueron justas para quienes las vivieron. 



Con todo esto, La dama de las camelias es un libro que no puedo dejar de recomendar, si quieres comenzar a leer clásicos o a reencantarte con ellos, creo que es una buena lectura, corta, simple y llena de sentimiento. Además no pueden dejar de aprovechar esta nueva edición que nos entrega Penguin Clásicos, que además de tener una adorable portada, cuenta con una introducción de Ariadna Castellarnau muy acertada y fundamentada. 



Datos extra:






Se dice que la dama de las camelias realmente existió, era alta, delgada, con los cabellos negros y el rostro rosa y blanco. Tenía la cabeza pequeña, ojos brillantes y rasgados como una japonesa, pero vivos y finos labios rojos como las cerezas, y los dientes más hermosos del mundo; parecía una "figurita" de Sajonia. Murió en 1847 de una enfermedad de pecho, a los 23 años.










Lorena Fernanda